Home > Historia > Italia y otras ausencias consecutivas de los mundiales

Italia y otras ausencias consecutivas de los mundiales

Cuando Italia quedó eliminada en la repesca para Rusia 2018, la conmoción en ese país fue tan mayúscula como la sorpresa en el resto del planeta fútbol. En su duelo frente a Suecia, la Azzurra cayó por 1-0 en la ida, necesitando remontar en la vuelta en San Siro. Pero el combinado dirigido entonces por un ineficaz Gian Piero Ventura no pasaba del empate sin goles y la Nazionale quedaba fuera de un campeonato del mundo de fútbol sesenta años después de su última ausencia, en 1958. Una cita que precisamente tuvo como sede al país de sus verdugos. La historia rima.

Ventura fue rápidamente sustituido por Roberto Mancini, quien obró el milagro de llevar a los transalpinos del hoyo a la gloria. Su golpe de timón fue tal que los italianos ganaron la Eurocopa 2020 -jugada en 2021 a causa de la pandemia-. La excelente imagen que dejó su selección en el torneo continental hacía impensable una nueva ausencia mundialista de Italia, pero la tragedia ha vuelto a ocurrir. Para más señas, su derrota el pasado marzo frente a Macedonia del Norte, que la condenó a quedar sin billete para el Mundial 2022. Una crónica de Daniel Verdú en El País subrayaba la magnitud de la catástrofe que siguió al cielo de la Eurocopa: “Esta vez reina un absurdo que dejará a toda una generación de adolescentes italianos sin recuerdos mundialistas”.

Los cuatro títulos mundiales que atesora la Azzurra (1934, 1938, 1982 y 2006) son otra forma de recalcar la debacle. Pero el calvario que hoy atraviesan los de Mancini también lo han sufrido otras selecciones históricas. Puede que sin tanto palmarés como la italiana, pero sí dignas de renombre.

Inglaterra fue campeona en 1966. En México 1970 alcanzaría los cuartos de final. Pero muchos quizá no recuerden que los pross tuvieron que ver el Mundial por la tele en 1974 y 1978. Dos campeonatos consecutivos lejos de los focos. Y eso que a mediados y finales de los setenta los clubes ingleses arrasaban en Europa: entre 1977 y 1982, la Copa de Europa sólo tuvo vencedores ingleses (Liverpool, Nottingham Forest y Aston Villa).

Francia no ganó el primero de sus dos mundiales hasta 1998, en el que ejerció de anfitriona. Ello significa que no tuvo que disputar fase de clasificación. Porque en las dos anteriores, para las citas de 1990 y 1994, la experiencia no pudo ser más terrible para les bleus. Especialmente, en el segundo caso. Tras haber quedado sin plaza para Italia ’90, los galos tenían todo de cara para viajar a Estados Unidos ’94. A falta de dos partidos de la clasificatoria, un solo punto los separaba del Mundial. El reto no era ninguna quimera: sendos choques como local frente a la modesta Israel -fue la última del grupo- y Bulgaria. Inexplicablemente, los franceses tropezaron contra los israelíes (2-3). Les quedaba el último cartucho frente a los búlgaros, que tenían opciones de clasificarse. Cantona adelantó a los locales en el 32′, pero en el 37′ empataría Kostadinov. Ese marcador clasificaba a Francia, pero en el 90′ el delantero búlgaro repetiría acierto y desataba el drama en el Parque de los Príncipes de París.

La bicampeona Uruguay (1930 y 1950) no se clasificó para los campeonatos de 1978 y 1982, y tampoco para los de 1994 y 1998. A esas dos dobles ausencias se suman otras veces en las que sólo han pasado un Mundial sin jugar, aunque también cabría subrayar la dificultad para clasificarse en un grupo que es siempre el mismo, el de América del Sur, con adversarios de la talla de Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Ecuador…, en el que suele haber pocas plazas mundialistas. Cuatro o cinco, generalmente.

Otra histórica, Países Bajos, fue subcampeona en 1974 y 1978 con el fútbol total de la Naranja Mecánica. Pero a esa época de éxitos le siguió una travesía por el desierto en 1982 y 1986.

¿Y España? En 2010 jugaba y ganaba su primera final del Mundial, mientras sus rivales neerlandeses fracasaban en el que era su tercer intento. La Roja lleva clasificándose de forma consecutiva para todos los mundiales desde 1978. No obstante, no se libra de pertenecer al club de las históricas con dobles ausencias mundialistas: primero, las de 1954 y 1958, y luego, en 1970 y 1974. Italia, pues, no está tan sola en un fracaso de tal calibre.

Deja un comentario