Home > Análisis > Los penaltis y las selecciones

Los penaltis y las selecciones

Primera semifinal del Mundial 1990. La anfitriona Italia y Argentina han finalizado el tiempo reglamentario y la prórroga empatadas a un gol. La selección del país organizador abre la tanda de penaltis. Baresi marca. Iguala el argentino Serrizuela. Roberto Baggio hace el 2-1. Le responde Burruchaga con idéntico acierto. De Agostini adelanta otra vez a la Azzurra. Olarticoechea empata a tres. Pero Donadoni no consigue engañar a Goycochea y desperdicia el cuarto. Maradona lo aprovecha y pone a la Albiceleste por delante… y toda la presión sobre Serena, quinto tirador italiano: falla. O acierta Goycochea, que ya se labrará para siempre su fama de parapenaltis. Argentina jugará la final.

El día siguiente, 4 de julio de 1990, Inglaterra y la todavía Alemania Federal protagonizan la segunda semifinal. Como el día anterior, el partido concluye 1-1. Son los ingleses los primeros en chutar desde los once metros. Lineker anota. Pone las tablas el alemán Brehme. Beardsley logra el 2-1. Le replica Matthäus con la misma puntería. Platt avanza de nuevo a los Three Lions. Riedle nivela el resultado. Pero Pearce no puede despistar a Illgner y marra el cuarto. Thon saca partido y pone a la Mannschaft por delante… y toda la presión sobre Waddle, quinto tirador inglés: lo lanza por encima del larguero. Los alemanes disputarán la final y se la ganarán a los argentinos (no por penaltis, pero sí con un solitario penalti que marcará Brehme).

Dos tandas de penaltis, dos guiones calcados: el primero en lanzar fue también el primero en fallar, error que resultó fatal para sus aspiraciones. Estos hechos siembran muchas dudas sobre la afirmación de que quien dispara primero parte con ventaja. Parte con ventaja… si no falla. De errar el tiro, esa ventaja desaparece y sólo se recuperará si el rival comete el mismo error.

Y esto último fue precisamente lo que ocurrió en la reciente semifinal de la Eurocopa 2021 entre España e Italia. Algunos aficionados han querido buscarle los tres pies al gato acusando a Jordi Alba, capitán español en la tanda de penaltis, de dejarse engañar por su homólogo italiano, Chiellini, en el sorteo del orden de lanzamiento. No merece la pena entrar al trapo. Los azzurri fueron los primeros en tirar, cierto, pero Unai Simón detuvo el penalti de Locatelli. Lástima para los españoles que Dani Olmo fallara a continuación y devolviera así la ventaja al equipo rival, que ya no la perdería y acabaría ganando 4-2 a los penaltis.

Cada cual tiene su opinión sobre los lanzamientos desde el punto fatídico. Unos creen que es una lotería, otros que es algo muy preparado y estudiado. En lugar de entrar en ese debate es mejor aportar datos que demuestren a qué selecciones se les da bien pasar eliminatorias a penaltis. Y el pasado es muy claro: no hay nadie como Alemania a la hora de enfrentarse a los once metros.

Y eso que su historia empezó mal para los germanos por obra y gracia de Panenka, autor del último gol en la tanda de la final de la Eurocopa 1976. Desde entonces, los teutones sólo suman victorias a penaltis: semifinal contra Francia en el Mundial 1982, cuartos de final frente a México en 1986, la citada semifinal ante Inglaterra en Italia 1990, otra victoria sobre Inglaterra en la semifinal de la Eurocopa 1996, cuartos de final frente a Argentina en el Mundial 2006 y cuartos de final contra Italia en la Eurocopa 2016. En resumen: siete tandas, seis victorias.

En el caso de España, han sido once las veces que se ha tenido que jugar su futuro a los penaltis, con un balance de seis victorias: semifinal de la Eurocopa 1984 frente a Dinamarca, octavos de final del Mundial 2002 contra Irlanda, cuartos de final de la Eurocopa 2008 ante Italia, semifinales de la Eurocopa 2012 frente a Portugal, semifinales de la Copa Confederaciones 2013 contra Italia y cuartos de final de la Eurocopa 2021 ante Suiza. Las derrotas acontecieron en los cuartos de final del Mundial 1986 frente a Bélgica, los cuartos de final de la Eurocopa 1996 frente a Inglaterra, misma ronda del Mundial 2002 ante Corea del Sur, octavos de final del Mundial 2018 contra Rusia y la aludida semifinal de la Eurocopa 2021 ante Italia.

Los azzurri han conseguido importantes triunfos por penaltis. El principal, la final del Mundial 2006 frente a Francia, sin olvidar la pasada semifinal contra España en la presente Eurocopa y la misma eliminatoria de la Eurocopa 2000 ante Países Bajos. Tres éxitos frente a siete fracasos: partido por el tercer puesto de la Eurocopa 1980 frente a Checoslovaquia, la semifinal contra Argentina del Mundial 1990, la final frente a Brasil del Mundial 1994, los cuartos de final del Mundial 1998 ante Francia, los cuartos de final de la Eurocopa 2008 frente a España, la semifinal de la Confederaciones 2013 de nuevo ante la Roja, y los cuartos de final de la Eurocopa 2016 contra Alemania.

Y a Inglaterra, rival de los italianos en la final de hoy en la Eurocopa, tampoco se le dan bien los penaltis. Por ahora, su balance es de dos victorias (contra España en cuartos de la Euro 96 y frente a Colombia en octavos del Mundial 2018) y seis derrotas: las relatada contra Alemania en semifinales del Mundial 1990 y la Eurocopa 1996, los octavos de final frente a Argentina en el Mundial 1998, cuartos de final ante Portugal en la Euro 2004 y el Mundial 2006 y la misma ronda de la Eurocopa 2012 frente al mismo oponente con el que esta noche se verá las caras.

Deja un comentario