Home > Análisis > La NBA cerrada y con motivos

La NBA cerrada y con motivos

La temporada 2019-2020 de la NBA será recordada siempre, pero casi más por lo atípico de su desarrollo que por el equipo que levantará el Trofeo Larry O’Brian. En esta Regular Season no se llegarán a disputar los habituales ochenta y dos partidos a causa de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Pero, ¿es la primera vez que ocurre esto? ¿por qué otros motivos se suspendieron encuentros en la mejor liga del mundo a lo largo de su historia?

Comenzamos este repaso histórico remontándonos hasta el fatídico 22 de noviembre de 1963. En esa noche de viernes tenían que haberse disputado tres encuentros, pero se cancelaron a causa del asesinato del presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy. Eran los partidos que enfrentaban a los Knicks contra los Bullets, a los Celtics frente a los Sixers y a los Lakers contra los Warriors, y que se jugaron dos meses después de la fecha inicial.

Cinco años más tarde de este terrible suceso, en 1968, y a raíz también de un homicidio, la NBA se paró durante un día. El 4 de abril será recordado como un día oscuro en la historia de los Estados Unidos de América. Martin Luther King Jr fue asesinado en Memphis por un francotirador mientras saludaba a sus seguidores. Las Finales de Conferencia, que enfrentaban a Sixers contra Celtics y Lakers frente Warriors, fueron suspendidas de inmediato. Las revueltas se extendieron a otros estados más allá de Tennessee y los desórdenes públicos arrojaron casi cincuenta muertes más. A pesar de esta situación, los partidos se jugaron al día siguiente.

LeBron James muestra una camiseta conmemorativa a la figura de Martin Luther King durante un partido contra los Warriors en 2016.

En enero de 1989, los disturbios raciales a causa del asesinato de Clement Joyd, en los barrios de Liberty City y de Overtown de Miami, obligaron a aplazar el encuentro que los Heat iban a disputar ese mismo día contra los Suns. El partido se jugó tres meses después de los tumultos y se saldó con una cómoda victoria para los de Phoenix.

Los graves altercados por la cuestión de la raza han sido una constante en los Estados Unidos durante las últimas décadas. A finales de abril del 92 se produjeron unos de los más importantes, cuando un jurado absolvió a los cuatro agentes de policía filmados durante la brutal paliza que estos le propinaron al taxista Rodney King. La resolución de la sentencia provocó que miles de jóvenes se echasen a las calles de Los Ángeles para demandar justicia, y de paso para cometer algún que otro crimen. Los disturbios dejaron cincuenta y cuatro muertos y más de dos mil heridos en la ciudad. Una semana de graves disputas étnicas en la que, tanto Lakers como Clippers, se vieron obligados a posponer sus respectivos encuentros de Playoffs y a reubicarlos fuera de los límites geográficos de la metrópolis. Los de ‘oro y púrpura’ jugaron en Las Vegas, mientras que los ‘menores’ de Los Ángeles lo hicieron en Anaheim.

En la historia de la NBA se han sucedido hasta cuatro lockouts, aunque solo los de las temporadas 1998 y 2011 afectaron al calendario de la competición. En 1995, el cierre de la patronal obligó a cancelar los torneos de verano. Un año más tarde, el 10 de junio de 1996, se produjo un nuevo parón, aunque se subsanó a las pocas horas cuando David Stern y el sindicato de jugadores llegaron a un acuerdo en el reparto de ingresos de los derechos televisivos. Ambos fueron claros síntomas del gran cisma que se le venía encima a la mejor liga de baloncesto del planeta.

Tim Duncan, Patrick Ewing o Charles Barkley fueron algunos de los nombres propios de la temporada 1998-1999.

Dos cursos más tarde, y con el 1 de julio de 1998 como fecha de inicio, se llevó a cabo el tercer lockout, el primero que afectó a una temporada regular. La falta de acuerdo en la firma de un nuevo contrato colectivo provocó que los jugadores fuesen a la huelga. David Stern, como representante de la patronal, y Billy Hunter, como cabeza visible de los deportistas, llevaron las negociaciones entre ambos bandos. Unas discusiones que se prolongaron hasta el 20 de enero de 1999. La liga comenzó en febrero y tan solo se disputaron 50 partidos de una Regular Season exprés en la que hasta el All Star Game fue cancelado por primera desde su creación en 1951. La temporada del 99′ será recordada coma la iniciática en una longeva dinastía de los Spurs que todavía perdura hasta nuestros días con Gregg Popovich en el banquillo. “Un campeón con asterisco”, llegó a pronunciar sobre los de San Antonio el mítico Phil Jackson, de aquellas en año sabático unos meses antes de enrolarse en los Lakers. Unas declaraciones que Pops nunca olvidaría.

En 1999, un atentado en la ciudad de Columbine provocó la suspensión del enfrentamiento entre los Denver Nuggets y los Portland Trail Blazzers. El encuentro se jugó doce días después con victoria para los de Oregón.

Otro atentado, el de las Torres Gemelas, conocido como el 11-S, no afectó directamente a la Regular Season de la NBA, pero sí a su pretemporada. El Comité de Competición detuvo el calendario ese septiembre y los equipos profesaron multitud de homenajes durante los días posteriores. Un secreto a voces fue la tercera venida de Michael Jordan a las pistas de la mejor liga del planeta. El mítico 23 retrasó su anuncio en señal de respeto y donó íntegramente a las víctimas del ataque terrorista el sueldo que por aquel entonces le ofrecían los Wizards.

En 2011 llegaría el cuarto y último cierre de la patronal en la NBA. Otra vez sería el salario de los jugadores el principal tema de disputa. Este lockout finalizó el 8 de diciembre, y como acto simbólico la temporada regular comenzó con la tradicional jornada navideña del 25 es ese mismo mes. La reedición de las Finales entre Miami Heat y Dallas Mavericks fue el pistoletazo de salida para este curso de tan solo 66 encuentros.

En 2013 se produjo el atentado de la Maratón de Boston, en el que fallecieron tres personas y otras 282 resultaron heridas. Por medidas de seguridad, el encuentro que esa noche iba a enfrentar a los Boston Celtics y a los Indiana Pacers fue suspendido. Ante la imposibilidad de reubicarlo en el calendario, ambos conjuntos terminaron el curso con un partido menos. Un hecho que podría considerarse determinante para la clasificación, pero que no lo fue, en este caso, ya que los de Indiana fueron igualmente terceros, mientras que los Celtics terminaron séptimos.

Homenaje a Kobe Bryant en el Staples Centre el pasado mes de marzo.

Y ya en la presente campaña, el repentino fallecimiento de Kobe Bryant y de su hija Giannina en un accidente aéreo obligó a suspender el derbi entre los dos equipos de Los Ángeles. Si bien es verdad que los encuentros de ese fatídico día se llegaron a jugar entre el dolor y el descontento general, Lakers y Clippers aplazaron el partido que ambos iban a disputar al día siguiente del trágico percance. Nunca se llegaría a disputar dicho juego fijado para el 9 de abril a causa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. La NBA todavía se encuentra definiendo los últimos detalles para retomar la competición a finales del próximo mes de julio.

1 Response

Deja un comentario