Home > Historia > Memorias de ‘La Roja’: la España de Miguel Muñoz en 10 partidos

Memorias de ‘La Roja’: la España de Miguel Muñoz en 10 partidos

Desde 1978, la selección española de fútbol se ha clasificado para todos los mundiales. Y en la Eurocopa, su presencia ha sido ininterrumpida desde 1980, excepto la edición de 1992. En estas cuatro décadas largas, han sido doce los seleccionadores españoles: Ladislao Kubala, José Emilio Santamaría, Miguel Muñoz, Luis Suárez, Vicente Miera, Javier Clemente, José Antonio Camacho, Iñaki Sáez, Luis Aragonés, Vicente del Bosque, Julen Lopetegui y Luis Enrique (serían catorce si incluimos a Fernando Hierro, sucesor interino de Lopetegui tras su fulminante destitución a las puertas del Mundial 2018, y a Robert Moreno, sustituto temporal de Luis Enrique durante la clasificación para la Eurocopa 2020).

Hay tantas Españas como seleccionadores han llevado sus riendas. Desde esta página vamos a recordar distintas eras del equipo nacional, marcadas por el nombre del técnico que lo dirigió, y resumirlas eligiendo sus diez partidos más importantes. Esto significa que todos ellos serán oficiales, bien de rondas clasificatorias, bien de fases finales de Mundial o Eurocopa. Los partidos amistosos -y, salvo alguna excepción justificada, los duelos frente a selecciones menores- quedan al margen, dado que no sirven para medir el nivel de un equipo.

No empezaremos el recorrido por el primer mencionado, Kubala, porque en sus once años como seleccionador (1969-1980) sólo logró la clasificación para el Mundial de Argentina 1978 y la Eurocopa de Italia 1980. Tampoco por Santamaría, al mando únicamente dos años (1980-1982), en los cuales sólo disputó cinco partidos oficiales, todos ellos en el Mundial de España ’82, cuando La Furia, anterior denominación de La Roja, no fue profeta en su tierra. Otra etapa que no será objeto de análisis por su brevedad (2016-2018) será la de Lopetegui, que llevó a la selección a Rusia 2018, pero no debutaría en el Mundial al ser cesado por la Federación tras hacerse público su compromiso con el Real Madrid. Por último, tampoco se diseccionará la era Luis Enrique, al permanecer el técnico asturiano actualmente en el cargo y con el Mundial 2022 aún por disputar.

Así las cosas, nuestro viaje arranca en 1982, justo después del fiasco en el Mundial de Naranjito, cuando Miguel Muñoz asumió el cargo de seleccionador nacional, que ejercería durante seis años, hasta la conclusión de la Eurocopa 1988. Muñoz (Madrid, 1922 – ib. 1990), cuya dilatada trayectoria en los banquillos incluye dos Copas de Europa y nueve ligas con el Madrid, dirigiría a La Furia en 63 partidos, (32 victorias, 16 empates y 15 derrotas). A continuación, los diez choques que, bien por la entidad del rival, bien por el reto que estaba en juego, merecen ser recordados con detalle.

ESPAÑA 1 PAÍSES BAJOS 0 (clasificación para la Eurocopa 1984).

España: Arconada; Juan José, Maceda, Goikoetxea, Camacho; Víctor, Señor, Gordillo; Marcos, Sarabia (Gallego, 87′), Carrasco.

Países Bajos: Schrijvers, Wijnstekers, Krol, Spelbos, Boeve, Metgod (Valke, 72′), Van de Korput, Hovenkamp (Gullit, 46′), Schoenaker, Van der Gijp, Koolhof.

Estadio Sánchez Pizjuán (Sevilla), 16 de febrero de 1983.

En un grupo que completaban Irlanda y las modestas Islandia y Malta, el equipo neerlandés era el rival a batir por el único billete disponible para la Eurocopa 1984. España consiguió dos puntos vitales -hasta 1994 no se aplicaron los tres puntos por victoria- gracias a un penalti transformado al borde del descanso por Señor -autor, como muchos recordarán y veremos más adelante, de otros goles fundamentales en la historia de la selección-. La pena máxima la provocó Carrasco, derribado sobre el área chica por el portero Schrijvers tras regatearlo.

En el segundo tiempo, los de Miguel Muñoz mantuvieron sin demasiados apuros el resultado frente a un rival que contaba con el veterano defensa Krol -uno de los supervivientes de la Naranja Mecánica– y un jovencísimo Gullit, que en pocos años se convertiría en un icono del fútbol de los ochenta.

ESPAÑA 12 MALTA 1 (clasificación para la Eurocopa 1984).

España: Buyo; Señor, Maceda, Goikoetxea, Camacho; Carrasco, Víctor, Gordillo; Santillana, Sarabia, Rincón (Marcos, 87′).

Malta: Bonello; Azzopardi, Farrugia, Holland, Buttigieg, Fabri; Degiorgio, Spiteri, R. Farrugia (M. Farrugia, 72′); Tortell, Demanuele.

Estadio Benito Villamarín (Sevilla), 21 de diciembre de 1983.

En la octava y última jornada de la fase clasificatoria, la selección tenía el pase cuesta arriba. Su derrota en Rotterdam (2-1) y un peor balance goleador respecto a la Oranje (12-7, frente a 22-6 de los holandeses) obligaba a los de Muñoz a un milagro: derrotar por once goles de diferencia a Malta; una de las selecciones más débiles de Europa, sin duda, pero que en su campo sólo había cedido por 2-3 ante el conjunto español. Y al cumplirse el primer tiempo del España-Malta, el milagro estaba demasiado lejos, con los locales ganando 3-1 con tres tantos de Santillana. Necesitaban nueve más, y que los malteses no volvieran a sorprender a Buyo, guardameta titular por la lesión de Arconada.

La quimera empezó a dejar de serlo en la reanudación, con tres goles de Rincón y dos de Maceda en apenas veinte minutos. 8-1 en el 63′. Habría que esperar hasta el 75′ para que Santillana volviera a perforar la meta de Bonello y, a partir de ahí, la locura de camino al éxtasis: Rincón hizo el décimo en el 78′, Sarabia marcó un minuto después y en el 84′, un zurdazo de Señor desde la media luna daba a España el pasaje a Francia y desgañitaba a José Ángel de la Casa, comentarista de TVE.

ALEMANIA FEDERAL 0 ESPAÑA 1 (primera fase de la Eurocopa 1984).

Alemania Federal: Schumacher; Briegel, Stielike, K. Förster, B. Förster; Brehme (Rolff, 47′), Meier (Littbarski, 60′), Matthäus; Allofs, Völler, Rummenigge.

España: Arconada; Julio Alberto (Francisco, 76′), Maceda, Goikoetxea (Salva, 26′), Camacho; Señor, Víctor, Gallego, Gordillo; Santillana, Carrasco.

Estadio Parque de los Príncipes (París), 20 de junio de 1984.

Si nos atenemos al renombre del rival -los alemanes eran vigentes campeones de Europa y subcampeones del mundo- y a lo que estaba en juego -el pase a semifinales de la Eurocopa ’84-, esta es la victoria más importante de España en la era Muñoz.

En una fase final de ocho selecciones, los nuestros quedaron encuadrados en el grupo 2, en el que, aparte de a los alemanes, se midieron a Rumanía (1-1, con gol de Carrasco de penalti) y a Portugal (también empate a un tanto, con Santillana como goleador español). Mientras, los teutones empataron a cero con los portugueses y vencieron 2-1 a los rumanos. De esta forma, los germanos sumaban tres puntos, uno más que los españoles, antes de su enfrentamiento directo, y les bastaría un empate para hacerse con una de las dos plazas en las semifinales. España, en cambio, necesitaba ganar.

En la primera parte, los alemanes disfrutaron de varias ocasiones claras, con un cabezazo de Briegel al larguero y un disparo de Brehme al palo. La Furia pudo adelantarse con un penalti lanzado por Carrasco, pero no logró engañar a Schumacher. La tensión se mantendría hasta el minuto 90, cuando un centro bien medido de Señor desde la derecha encontró la cabeza de Maceda, que en plancha batió al meta teutón. En el otro choque, jugado a la misma hora, Portugal derrotaba a Rumanía y Alemania quedaba eliminada.

DINAMARCA 1 ESPAÑA 1 (semifinales de la Eurocopa 1984).

Dinamarca: Qvist; Sivebaek, Olsen (Brylle-Larsen, 113′), Busk, Nielsen; Arnesen (Olsen, 68′), Lerby, Bertelsen, Berggreen; Laudrup, Eljkaer Larsen.

España: Arconada; Julio Alberto (Sarabia, 60′), Salva (Urquiaga, 102′), Maceda, Camacho; Señor, Víctor, Gallego, Gordillo; Carrasco, Santillana.

Estadio Gerland (Lyon), 24 de junio de 1984.

La semifinal empezó cuesta arriba para los de Miguel Muñoz. En el minuto 7, Lerby aprovechaba un balón muerto que su compañero Arnesen acababa de rematar al larguero para batir a Arconada junto a su poste derecho. En la reanudación, el propio Arnesen daría otro aviso con un disparo raso al palo.

En el 51′, España gozaba de su mejor ocasión con Señor plantándose solo ante Qvist tras un error de la zaga danesa al tirar el fuera de juego. Sin embargo, el zaragocista no intentó regatear al meta rival y su disparo chocó con la pierna derecha del portero. Por parte danesa, llegaba con peligro al área española Laudrup, un chaval de 20 años que un lustro después ficharía por el Barcelona.

Santillana tuvo en sus botas el empate tras una brillante jugada personal de Sarabia, que desde la izquierda dribló a dos oponentes y le sirvió un pase que no alcanzó a rematar. Poco después, el propio Sarabia penetraba por la derecha, regateaba y disparaba al palo. La jugada continuó con un remate fallido de Carrasco que recogería Gordillo. Tras un rechace de la zaga nórdica, Maceda -el héroe en el anterior partido frente a Alemania- empalmó un disparo ajustado al palo y empataba el partido en el 67′.

Se llegaría a la prórroga no sin alguna intervención providencial de Arconada. En la primera parte del tiempo extra, Santillana, que robó el balón a un defensa danés al borde del área, falló acto seguido solo ante el portero una ocasión clara que pudo haber evitado los penaltis. Y en la segunda parte, los daneses se quedarían con diez por doble amonestación a Berggreen.

La tanda de penaltis fue la primera que España disputó en su historia. Por parte danesa, acertaron Brylle, Olsen, Laudrup y Lerby, pero Elkjaer Larsen lanzó el quinto por encima del larguero. A continuación, Sarabia sumaba otro gol a los de Santillana, Señor, Urquiaga y Víctor y rubricaba el pase de La Furia a la final.

ver vídeo

FRANCIA 2 ESPAÑA 0 (final de la Eurocopa 1984).

Francia: Bats; Domergue (Amorós, 73′), Bossis, Battiston, Le Roux; Luis Fernández, Giresse, Platini, Tigana; Bellone, Lacombe (Genghini, 80′).

España: Arconada; Urquiaga, Salva (Roberto, 85′), Gallego, Camacho; Víctor, Señor, Francisco, Julio Alberto (Sarabia, 75′); Santillana, Carrasco.

Estadio Parque de los Príncipes (París), 27 de junio de 1984.

Veinte años después de su primer título europeo, España regresaba a una final continental. Le esperaba Francia, anfitriona en el sentido más negativo. Que se lo digan a Gordillo y Maceda, que no pudieron saltar al césped del Parque de los Príncipes por haber visto una tarjeta amarilla en la semifinal frente a Dinamarca… y otra en la fase de clasificación para la Eurocopa. Una fase que, evidentemente, no tuvieron que afrontar los bleus, organizadores del torneo. A buen entendedor…

Aparte de los dos sancionados por tan estricta norma, los de Muñoz tampoco pudieron contar con el lesionado Goikoetxea, con lo que la defensa quedaba en cuadro, sin ninguno de sus centrales titulares. Gallego, Salva, Urquiaga y Camacho se las tuvieron que apañar para cubrir su hueco en un once atípico. Pese a ello, en la primera parte, España fue mejor, e incluso Santillana coló un cabezazo en la meta rival que se topó con otra testa, la del hispanofrancés Luis Fernández, quizá ya rebasada la línea de gol.

En el minuto 57, Lacombe se dejó caer ante Salva a escasos centímetros del área. Platini se dispuso a lanzar la falta que el árbitro les había regalado y se encontró con otro regalo, este inesperado. Arconada, cuyas paradas habían sido vitales para que España alcanzara la final, cometió un desgraciado error en su estirada al colársele la pelota bajo el pecho. Y en el 90′, Bellone culminaba un contragolpe cuando los españoles buscaban el empate a la desesperada.

ESPAÑA 0 BRASIL 1 (primera fase del Mundial 1986).

España: Zubizarreta; Tomás, Maceda, Goikoetxea, Camacho, Julio Alberto; Míchel, Víctor, Francisco (Señor, 82′); Butragueño, Salinas.

Brasil: Carlos; Edson, Edinho, Junior (Falcao, 79′), Julio César, Branco; Elzo, Sócrates, Alemao; Casagrande (Muller, 66′), Careca.

Estadio Jalisco (Guadalajara, México), 1 de junio de 1986.

España llegó al Mundial de México tras superar una fase de clasificación que no había resultado sencilla. Primera de un grupo de cuatro, que completaban Islandia, Gales y Escocia, conviene aclarar que los escoceses contaban con Kenny Dalglish y Graeme Souness, dos de las estrellas del Liverpool, con el que ganaron la Copa de Europa en 1978, 1981 y 1984. Los galeses, por su parte, tenían a los delanteros Ian Rush, compañero de Dalglish y Souness en los Reds, y Mark Hughes, del Manchester United. España perdió en sus visitas a Glasgow (3-1) y a Wrexham(3-0), pero derrotó a los dos equipos británicos en casa y concluyó la clasificación un punto por encima de ambos.

El estreno en el Mundial 86 sería mucho más complicado, ante el Brasil de Telé Santana, que no era el mismo que deslumbró en España ’82, pero sí un rival temible. Tras una primera parte con escasas ocasiones claras, en el minuto 52 aconteció el momento del partido. Al menos, para la memoria española. Un córner botado por Víctor desde la izquierda halló la cabeza de Maceda. Éste, muy marcado, cedió atrás a Míchel, apostado en la frontal del área. El centrocampista paró la pelota con el pecho y conectó un disparo que, tras impactar en el larguero, botó claramente dentro de la meta. El árbitro australiano Chris Bambridge fue el único que no vio el gol.

El colegiado al menos acertó minutos después, cuando anuló al brasileño Casagrande un remate que coló con la mano. Sin embargo, desde el gol fantasma de Míchel, la selección perdió fuelle y el dominio de Brasil se materializó con un gol de Sócrates, tras rematar a placer de cabeza un balón que botaba ante la meta de Zubizarreta después de que un tiro de Careca lo estrellara en el larguero. Desde entonces, España apenas inquietó a la Canarinha, e incluso Müller forzó a Zubi a lucirse para desviar un disparo envenenado. México ’86 empezaba con derrota, aunque siempre nos preguntaremos qué habría pasado si el gol de Míchel hubiese subido al marcador.

ESPAÑA 5 DINAMARCA 1 (octavos de final del Mundial 1986).

España: Zubizarreta; Tomás, Goikoetxea, Camacho, Julio Alberto; Míchel (Francisco, 83′), Víctor, Gallego, Calderé; Butragueño, Salinas (Eloy, 46′).

Dinamarca: Hogh; Busk Nielsen, Morten Olsen, Bertelsen, Andersen (Eriksen, 60′); Lerby, Jesper Olsen (Molby, 71′), Berggreen; Laudrup, Elkjaer Larsen

Estadio La Corregidora (Querétaro), 18 de junio de 1986.

Sendas victorias frente a Irlanda del Norte y Argelia enderezaron el camino para los de Muñoz, que se citaron en octavos de final con Dinamarca, a la que dos años atrás le habían mostrado la puerta de salida de la Eurocopa. Esta vez, los daneses venían lanzados, con pleno de victorias en la primera fase: 1-0 a Escocia, 6-1 al Uruguay de Francescoli y 2-0 a Alemania Federal. Una carrera endiablada que fue frenada en seco por una inspirada España.

En una intensa primera parte, los contendientes se fueron asestando golpes hasta que en el 33′ Jesper Olsen avanzó a los daneses al transformar un penalti cometido por Gallego. Pero diez minutos más tarde, la presión de la delantera española forzó a Bertelsen a una peligrosa cesión al portero Hogh. Butragueño, muy atento, interceptaba el balón y al primer toque lo enviaba a las mallas. Gol psicológico justo antes del descanso.

Ya en la reanudación, Víctor sacó de esquina desde la derecha, Camacho cabeceó en primera instancia y El Buitre volvía a demostrar su oportunismo cabeceando a gol desde el área pequeña. Corría el minuto 56. En el 68′, Butragueño era derribado dentro del área y Goikoetxea, de un zurdazo ejecutaba la pena máxima.

El cuarto llegaría a diez minutos del final, esta vez mediante un centro de Míchel desde la derecha que Butragueño remató a placer. Y en el 89, El Buitre volaba de nuevo sobre el área nórdica y, tras recortar a Morten Olsen, este lo zancadilleó. Nuevo penalti, esta vez con el delantero madridista encargado de poner la guinda a una tarde redonda.

ESPAÑA 1 BÉLGICA 1 (cuartos de final del Mundial 1986).

España: Zubizarreta; Tomás (Señor, 46′), Chendo, Camacho, Julio Alberto; Míchel, Víctor, Gallego, Calderé; Butragueño, Salinas (Eloy, 63′).

Bélgica: Pfaff; Gerets, Renquin, Grun, Demol, Vervoot; Vercauteren (Van der Elst, 105′), Scifo, Ceulemans; Claesen, Veyt (Broos, 82′).

Estadio Cuauhtémoc (Puebla), 22 de junio de 1986.

Si la afición recuerda el partido contra Brasil por el gol no concedido a Míchel, el duelo frente a Bélgica es el del penalti que Eloy falló en la tanda. El último partido de España en México ’86 había empezado con los belgas golpeando primero, con un remate de cabeza de Ceulemans que cogió desprevenida a la defensa hispana. Con 0-1 se llegó al descanso y en el segundo tiempo Zubizarreta desbarató una clara ocasión de Veyt. Poco a poco, los españoles empezaron a aproximarse a la meta de los diablos rojos, que aquella tarde vestían de blanco.

El empate vendría en el 85′ tras una falta sacada por casi desde la esquina derecha. Señor enganchó la pelota a varios metros del área y su potente disparo sorprendió a Pfaff. Una prórroga sin goles condujo a una lotería de los penaltis que sonrió a Bélgica. Sus cinco lanzadores (Claesen, Scifo, Broos, Vervoort y Van der Elst) batieron a Zubizarreta. Por España acertaron Señor, Chendo, Butragueño y Víctor, pero el fallo de Eloy en el segundo lanzamiento privó a la selección de las ansiadas semifinales.

ITALIA 1 ESPAÑA 0 (primera fase de la Eurocopa 1988).

Italia: Zenga; Bergomi, Ferri, Baresi, Maldini; Ancelotti, De Napoli, Giannini, Donadoni; Vialli (De Agostini, 90′), Mancini (Altobelli, 69′).

España: Zubizarreta; Tomás, Andrinua, Sanchís, Soler; Míchel (Begiristain, 74′), Víctor, Gallego (Mart´ín Vázquez, 68′), Gordillo; Bakero, Butragueño.

Waldstadion (Frankfurt), 14 de junio de 1988.

España obtuvo el billete para Alemania Federal ’88 tras superar en una clasificatoria asequible a Rumanía, Austria y Albania. Sin embargo, la dificultad en la fase final aumentaría considerablemente, al quedar encuadrada en el grupo 1 con los anfitriones germanos, Italia y, nuevamente, Dinamarca.

“Ni España ni nadie va a jugar al ataque porque todos nos jugamos la vida”, afirmó el seleccionador ante lo complicado del reto que afrontaba. Su apuesta conservadora, pese a empezar con otro triunfo frente a los daneses (3-2), salió mal. En el partido contra Italia, La Furia no fue tal, sino que especuló con el resultado, un lujo que su oponente -que había empatado el partido inaugural frente a Alemania- no osó permitirse.

En el minuto 73, Ancelotti envió en largo a Altobelli, que dejó pasar el balón para que Vialli lo recogiera y en carrera batiese a Zubizarreta de un zurdazo cruzado. El mal partido de España la obligaba a jugarse el todo por el todo frente a la selección anfitriona tres días después.

ALEMANIA FEDERAL 2 ESPAÑA 0 (primera fase de la Eurocopa 1988).

Alemania: Immel; Kohler, Borowka, Herget, Brehme; Thon, Rolff, Matthäus, Littbarski; Klinsmann, Völler.

España: Zubizarreta; Tomás, Andrinua, Sanchís, Camacho; Míchel, Víctor, Martín Vázquez, Gordillo; Bakero, Butragueño (Salinas, 52′).

Estadio Olímpico (Múnich), 17 de junio de 1988.

Sin margen de error, la selección empezó apretando en los primeros instantes del partido y Martín Vázquez tuvo una buena oportunidad en el 12′ con un disparo que rozó el palo. A partir de ahí, los germanos reaccionaron y su dominio fue claro. En el 30′, Klinsmann se fue de Sanchís y asistió a Völler, que a su vez se deshizo de Andrinua y marcó con un tiro raso cruzado con la derecha. El mismo goleador haría el 2-0 definitivo en el 52′ tras recibir en el área un pase de tacón de Matthäus. El acoso alemán continuó pese a su cómoda ventaja y España salía por la puerta de atrás de la Eurocopa ’88.

Fue el último partido en el banquillo español de Miguel Muñoz, un seleccionador que había rozado la gloria cuatro años atrás, pero en su última gran cita no fue capaz de engranar a la emergente Quinta del Buitre con los veteranos supervivientes del subcampeonato europeo de 1984.

1 Response

  1. Pingback : Italia y otras ausencias consecutivas de los mundiales – EL REVULSIVO

Deja un comentario