Home > Historia > Poulidor, el héroe del ciclismo que nunca vistió de amarillo

Poulidor, el héroe del ciclismo que nunca vistió de amarillo

Raymond Poulidor ha muerto hoy y este artículo comienza enmendándole la plana a su título. El que fuera un célebre ciclista francés en las décadas de los 60 y los 70 sí vistió, y se llevó a casa, el maillot amarillo. Pero no el del Tour de Francia, sino el de la Vuelta a España, la de 1964.

En la memoria del ciclismo, sin embargo, el lugar más alto del podio lo ocupa la Grande Boucle, y en esa carrera Poulidor combatió por ser el primero, pero siempre se quedó en los otros peldaños. Segundo en las ediciones de 1964, 1965 y 1974, y tercero en las de 1962, 1966, 1969, 1972 y 1976 -esta última con unos sorprendentes 40 años-, le tocó competir con Jacques Anquetil primero y con Eddy Merckx después. Ellos fueron la principal explicación a que el Eterno segundo nunca llegara victorioso a París.

A ojos de quienes realmente viven y sienten el ciclismo, no hace falta ganar el Tour para ser un héroe. Poulidor firmó una sensacional carrera, en la que triunfos en la Milan-San Remo, París-Niza, Campeonato de Francia, Dauphiné Libéré y muchos otros se unen a aquella Vuelta del 64. Cientos de corredores, por no decir miles, ansiarían un palmarés como ese.

Raymond Poulidor se nos ha ido el mismo año que otro de sus contrincantes, Felice Gimondi, quien lo derrotó en el Tour de 1965. Ahora los dos pedalean juntos por otras carreteras, pero a buen seguro en busca de cumbres que escalar.

Deja un comentario