Home > ExtraDeportivo > Manguebeat: el día que los cangrejos dieron un paso adelante

Manguebeat: el día que los cangrejos dieron un paso adelante

“Pernambuco embaixo dos pés e mina mente na inmensidão”

Chico Science

El movimiento manguebeat fue un hálito de originalidad y frescura que puso patas arribas la música brasileña de finales del siglo pasado. Este producto atrevido y contracultural nació de la marginalidad de las calles de Recife, mezclando ritmos hip-hop, funk, electrónicos y rock con sonidos tradicionales del nordeste brasileño, como el coco, la ciranda o el caboclinho.

El nacimiento de este estilo tuvo unos motivos especialmente antropológicos. La gran crísis de principios de los 90 fue contrarrestada con un feroz neoliberalismo que olvidó las demandas sociales de los más necesitados. Recife, considerada por aquellos entonces una de las cinco peores ciudades del mundo para vivir, quedó sumida no solo en la pobreza, sino también en una terrible desesperanza debida a la tremenda desigualdad existente.

El frenético ritmo que los avances tecnológicos imprimían a la evolución social del planeta dejaba bastante descompasada a la capital pernambucana, pues dichas mejoras no tenían eco alguno en la población. Este mal, que aqueja a muchas sociedades latinoamericanas, y que hace convivir al ultradesarrollo con la miseria, genera unas líneas de tensión que, la mayoría de las veces, suelen engendrar desarraigo y violencia.

Ante tal tesitura, los circuitos culturales recifenses -otrora prestigiosos, por aquellos días algo anquilosados- tomaron su posición sobre el tema. Fred Zero 4, gran ideólogo del manguebeat junto a Chico Science (foto principal), lanzó un manifiesto llamado “Caranguejos com cerebro“. Este escrito,una especie de diagnosis cargada de metáforas, pretendía levantar algo de conciencia unitaria y optimismo entre los habitantes de la urbe.

(…) “Un shock rápido o Recife muere de infarto.
No es preciso ser médico para saber que la manera de más simple de parar el corazón de un sujeto es obstruir sus venas.
El modo más rápido también de infartar y vaciar el alma de una ciudad como Recife es matar a sus ríos y destruir sus estuarios.
¿Qué hacer para no hundirse en la depresión crónica que paraliza a los ciudadanos? ¿Cómo devolver el ánimo, deslobotomizar y recargar las baterías de la ciudad?
Simple! Basta inyectar un poco de energía en el barro y estimular lo que aún resta de fertilidad en las venas de Recife.

A mediados del `91 comenzó a ser generado y articulado en varios puntos de la ciudad un núcleo de investigación y producción de ideas pop. El objetivo es engendrar un “circuito energético” capaz de conectar las buenas vibraciones de los mangues con la red mundial de circulación de conceptos pop”.

Se tomaron, por tanto, dos grandes imágenes para simbolizar este nuevo movimiento: el primero, como relata el texto, era una parabólica clavada en el lodo, concebida para “antenar boas vibrações”; el segundo el cangrejo que, alimentándose del contaminado lodo del estuario, era pieza vital en la cadena alimenticia del manguezal y, por ende, de la ciudad.

Fred 04 bajo el cangrejo símbolo del manguebeat - Recife. Foto: Diario de Pernambuco
Fred 04 bajo el cangrejo conmemorativo de la rua da Aurora, en Recife. Foto: Diario de Pernambuco

Si bien el manifiesto fue escrito por Fred 04, la figura principal de la corriente fue la de Francisco de Assis França, Chico Science, quizá también por la estela de misticismo que dejó su muerte en 1997. Cantante de un grupo punk rock llamado Loustal, Chico, que además se mostraba bastante interesado por la cultura rap, decidió aunar todos estos sonidos con varios componentes de la banda de reggae y samba Lamento Negro.

El grupo resultante, Naçao Zumbi (Nación Zombi), fusionó guitarras eléctricas con los ritmos afrobasileños del maracatú, los carnavaleros del frevo o la lírica propia del hip hop. La idea no fue bien acogida de primeras, y los más reaccionaros alegaron que con el maguebeat se atentaba contra la música tradicional nordestina, cuando lo que realmente pretendía era lo opuesto: contradecir el discurso etnocéntrico del colonialismo moderno.

El primer paso para el cambio era huir de la concepción rústica de la región. Esta noción, impuesta por las élites locales, servía tan solo para salvaguardar las estructuras y jerarquías sociales imperantes. Lo de la autenticidad cultural ya no convencía a todos, y había que hacer ver a la población que términos como modernidad y tradición podían compartir un mismo espacio. Science reclamaba la necesidad de “liberarse de los grilletes del tradicionalismo abandonando la energía negativa de la caña de azúcar y aprovechando el ambiente fértil del lodo”.

El público lo tuvo claro, y el primer LP de la banda, Da Lama ao Caos (“Del barro al caos”), tuvo un éxito demoledor, llegando a convertirse en uno de los discos con más influencia de la historia de la música brasileña. El mercado estaba en ebullición, y la estela fue tomada por Fred 04 y su banda “Mundo Livre SA”, que también sacó Samba Esquema Noise con una gran respuesta a su favor.

El movimiento se propagaba imparable entre las artes plásticas, la poesía y el cine de la región, llegando a adquirir bastante relevancia internacional. Naçao Zumbi había tocado en EEUU y el viejo continente, pero aún no conseguía emocionar al resto del pueblo brasileño, que no alcanzaba a descodificar los mensajes contraculturales que provenían del nordeste. No fue por tanto hasta la aparición del segundo disco, Afrociberdelia en 1996, cuando se obtuvo una aprobación unánime de la banda y estilo, dentro y fuera de las fronteras patrias.

Justo en el momento de mayor expansión del grupo y movimiento, cuando la energía procedente de los manglares estaba sacando a la sociedad pernambucana del abatimiento, un accidente de coche acabó con la vida de Chico Science en febrero de 1997, con la cabeza del cangrejo.

Este golpe fue funesto para un movimiento que fue disolviéndose con la llegada del nuevo milenio, pues gran parte de lo conseguido se debió al enorme carisma de Science. El estilo musical en sí ha seguido vivo con muchos y buenos grupos como Cordel do Fogo Encantado o Comadre Fulozinha.

Pese a todo, la huella que dejó el manguebeat en una generación entera de jóvenes brasileños, la identidad que dibujó en ella, ejemplarizó a propios y extraños. De una serie de valores insertos en canciones floreció un movimiento contestatario que aunaba valores de rebelión y pertenencia, de ruptura y cohesión, de transgresión y respeto… en definitiva… de conciencia social.

Al fin y al cabo, todo era cuestión de ponerse. Como decía Chico:

“Um passo à frente e você não está mais no mesmo lugar”

Ríos, puentes y overdrives (letra en portugués)

¿Por qué en el río hay patos comiendo lodo? (x3)

[Ríos, puentes y overdrives – impresionantes esculturas de lodo.
Mangue, mangue, mangue, mangue.
Ríos, puentes y overdrives – impresionantes esculturas de lodo.
Mangue, mangue, mangue, mangue.]

El lodo se come la chabola y la chabola vive en un trapo (molambo).
El trapo voló, cayó en el asfalto bajo el sol de mediodía.
El coche pasó por arriba y el trapo allí se quedo
Molambo (trapo) yo, molambo tú, molambo yo, molambo tú.

[Estribillo]

Es Macaxeira, Imbiribeira, Bom pastor, es el Ibura, Ipseb, Torreão, Casa Amarela
Boa Viagem, Genipapo, Bonifácio, Santo Amaro, Madalena, BoaVista, Dois Irmãos.
Es Cais do porto, es Caxangá, es Brasilit, Beberibe,CDU, Capibaribe, y el Centro
¡He dicho!

[Estribillo]

El lodo se come la chabola y la chabola vive en un trapo (molambo).
El trapo voló, cayó en el asfalto bajo el sol de mediodía.
El coche pasó por arriba y el trapo allí se quedo
Molambo (trapo) yo, molambo tú, molambo yo, molambo tú.

Trapo, un buen pedazo de tela para coser mentiras.
Molambo, un buen trozo de tela para coser miseria.

Deja un comentario